Dark Souls

Dark Souls

La dificultad en los juegos, al contrario que el apartado técnico, ha ido disminuyendo con el paso del tiempo… con excepciones como la saga Dark Souls, distribuida por Namco Bandai, que te pondrá al límite de tus habilidades.

Un juego oscuro, difícil y exigente que han conseguido que Dark Souls Prepare To Die/Dark Souls Remastered fuese el comienzo de una saga (obviando Demon’s Souls) amada y odiada a partes iguales.

El nacimiento de los Huecos…

Los Dragones Eternos gobernaban hace eones hasta que apareció la Primera Llama, cosa que aprovecharon algunas criaturas para obtener poder y convertirse en prácticamente dioses, declarando así la guerra a los Dragones Eternos. Victoriosos, los nuevos dioses Nito, Señor Gwin, El Pigmeo Furtivo y La Bruja de Izalith (con la ayuda de Seath el Descamado, un dragón repudiado) gobernaron con mano dura…

Dark Souls

También comenzó una maldición… la de los Huecos, una enfermedad que permite vivir eternamente, pero pagando un coste: la locura y demacración a no ser que se ofrezca humanidades al fuego.

Y eso es lo que eres, un Hueco que está en una celda hasta el fin de sus días… o hasta tu liberación a manos de un caballero. Un lore muy interesante que se presenta de una forma muy secundaria, donde básicamente tienes que ir reuniendo las pistas e hilando el argumento a través de tus acciones y las conversaciones que vas teniendo con los NPCs.

El juego tiene una dificultad muy ajustada y elevada, donde cubrirse mal o avanzar rápidamente suele significar la muerte. Tiene un fuerte componente RPG, con stats como fuerza, inteligencia, resistencia, destreza… que subirán con el equipamiento que lleves puesto y cada vez que subas de nivel. Para subir de nivel necesitaras Almas, que conseguirás cada vez que mates a enemigos pero que perderás con la misma facilidad cada vez que ellos te maten a ti.

Las acciones del personaje se basan en rodar, saltar, correr, bloquear y atacar (cuerpo a cuerpo y a distancia ya sea con flechas o magias). Estas acciones consumirán una barra que hay bajo la barra de vida: la de resistencia. Esta barra se recargará sola con el tiempo.

Invasiones e invocaciones

El multijugador de Dark Souls es bastante peculiar. Por una parte, puedes invadir otros mundos, o lo que es lo mismo, las partidas de otros jugadores… por ende, también te pueden invadir a ti. Todo esto estará sobretodo marcado por los pactos que tengas activos.

Dark Souls

Por otra parte, puedes invocar y que te invoquen para hacer una parte especifica del título siempre y cuando, el nivel no sea demasiado dispar entre los jugadores. Al acabar, el botín será repartido.

Seguramente, verás fantasmas de gente muriendo o advertencias escritas en el suelo. Esto forma parte del juego, al mostrar como otros jugadores también caen en las mismas trampas que tu e intentan prevenir a la comunidad con avisos escritos.

También es posible que necesites invocar ayuda para matar algún jefe, cosa de la que este juego va sobrado ya que son muchos, muy variados, desafiantes y con mecánicas muy interesantes.

Gráficamente, el juego es correcto, pero se le notan los años… modelos algo simples con escenarios algo vacíos, pero con un apartado artístico es sublime. El framerate llega a ser algo inestable (sobre todo en la parte de la ciudad de los muertos) pegando bajones que se llegan a notar acusadamente. En ocasiones, también hay problemas de popping y clipping.

Por suerte, la mayoría de estos problemas están solventados en la edición posterior: Dark Souls Remastered, con texturas, iluminaciones o modelados más pulidos, acercándose a lo visto en Dark Souls III.

Dark Souls

La banda sonora es otro punto bastante acertado. No siempre te acompañará una melodía mientras luchas por sobrevivir, pero cuando lo hace, suelen ser épicas y melódicas, creando una atmosfera única.

Conclusión

Un juego que lo apuesta todo en el plano jugable, con una dificultad ajustada y desafiante, en el que si mueres es solo por tu habilidad o porque aún no estabas preparado, y no porque Dark Souls sea injusto o imposible con el jugador.

En el plano técnico está un paso por detrás, al igual que la forma de presentar su argumento, pero el trasfondo y el arte, en el que predomina un tono oscuro y lúgubre, consiguen salvan estos apartados.

Un juego que desde luego amaras u odiaras… dependiendo de tu habilidad como jugador.


Lo bueno:

  • Continua y mejora lo visto en Demon´s Souls.
  • Difícil pero justo. Si mueres una vez es culpa de Dark Souls. Las siguientes serán culpa tuya.
  • Los jefes finales son tremendos, espectaculares e imponentes.
  • El diseño de niveles: caminos, atajos y secretos por doquier.

Lo malo:

  • El framerate se resiente más de lo necesario.
  • Técnicamente se nota que ha envejecido algo mal (cosa solventada en la edición Remastered).

Nota: 9


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *