Doom

Doom

Doom es una suma de tiros, demonios y desmembramientos. Una saga que siempre se ha caracterizado por un ritmo de juego frenético y veloz donde no hay posibilidad para un confrontamiento táctico ni de pensar demasiado las cosas que se van a hacer… aquí hay que matar mucho y rápido.

O eso es lo que pensó id software y Bethesda después de Doom 3 que, aunque no es un mal título, adopto muchos elementos propios de un survivar horror y se alejó en varios aspectos de lo que ofrecían los juegos originales.

Demonios en Marte

UAC, una instalación ubicada en el planeta rojo, ha sido invadida… no por extraterrestres o seres de otras galaxias, sino por demonios. Solo hay una persona que puede parar esta invasión… un marine que lo que mejor hacer es disparar primero y preguntar después (o no preguntar). Ese marine eres tú.

Y fin. Esa es la historia. Una historia made John Carmarck y típica de la saga que desde el primer momento te deja claro que no vienes a vivir una experiencia narrativa o situaciones con giros y grandes cambios de guion. No… aquí vienes a pegar tiros desde el primer momento.

Doom

Para eso, cuentas con una variedad de armas que también son míticas en Doom, desde el shotgun pasando por la recortada, la motosierra o la gatling, entre muchas otras. Esas armas, e incluso tu propio traje tienen la posibilidad de ser mejoradas mediante puntos que conseguirás al acabar con las hordas demoniacas, al superar desafíos o encontrar secretos.

Hablando de secretos, el juego tiene muchísimos escondidos por todos los escenarios, alargando la vida al título y haciendo un guiño/homenaje a los primeros juegos de la franquicia (e incluso, muchos secretos son pantallas de Doom I y II).

Al igual que ocurría con los títulos anteriores, la variedad de enemigos es bastante alta, pasando por demonios clásicos como Imps, Cacodemon, Mancubus o el conocidísimo y temible Cyberdemon.

Doom

El resto de elementos como el doble salto, checkpoints, las ejecuciones (Glory Kills), la armadura y la vida hacen de este FPS una experiencia de la vieja escuela. Mención especial al diseño de niveles, bien planteados y planeados, en el que cada saliente u elemento están para ayúdate o perjudicarte sino sabes usarlo bien en el fragor de la batalla.

El editor de niveles: Snapmap

Aunque la experiencia se torna perfecta para un solo jugador, existe la posibilidad de jugar al modo multijugador (Muerte por Equipos, Cosecha de Almas, Control de Zonas, etc.) o cooperativamente gracias al editor de niveles llamado Snapmap, un editor fácil de usar donde puedes votar el contenido de la comunidad, ver los más descargados, filtrar por modos de juego… aumentando enormemente las posibilidades que es capaz de brindar el juego.

Técnicamente, id Tech 6 saca músculo en todas las plataformas (especialmente en PC) con texturas y un juego de luces/sombras muy buenos y optimizados, manteniendo los 1080p y 60 frames por segundo en la mayoría de los dispositivos (excepto en Nintendo Switch, versión desarrollada por Panic Button, que por limitaciones de hardware hay una pequeña perdida de resolución y de nitidez… pero, aun así, el conjunto final sigue siendo de sobresaliente).

Doom

En el apartado sonoro tiene un repertorio al más puro estilo heavy metal, marcando los comienzos, transcursos y finales de los combates. El sonido de las armas no es todo lo bruto que se espera de un juego como DOOM y se queda en simplemente un “sonido de acompañamiento” mientras disparas. El doblaje (en perfecto castellano) es como el multijugador, muy genérico (aunque poco importante por la poca profundidad narrativa de esta saga).

Conclusión

Quake, Serius Sam, Duke Nukem… eran títulos donde solo había que preocuparse de disparar y no fallar. Doom ofrece exactamente esto. Un juego que quiere transmitir sensaciones de antaño, pero con la tecnología de ahora.

Largo (10-13 horas), desafiante y con multitud de secretos. Este juego te ofrece una campaña para liberar la adrenalina que tienes acumulada. ¿Argumento? como dijo John Carmarck en su día: en un videojuego la historia es como el guion de una película porno. Debe estar ahí, pero no es realmente importante…


Lo bueno:

  • Muy divertido de jugar. Pegar tiros sin grandes pretensiones de por medio.
  • Multitud de secretos y desafíos. Encontrarlos todos es toda una hazaña.
  • La optimización es espectacular. En consolas va muy fluido y un PC de gama media puede moverlo sin ningún problema.
  • El editor de niveles: Snapmap. Se pueden encontrar cosas muy chulas hechas por la comunidad.

Lo malo:

  • Aunque se agradece el multijugador, es bastante anecdótico y genérico. Uno más del montón. Claramente, Doom no es Quake…
  • En Nintendo Switch, aunque se ha hecho un trabajo más que aceptable, se nota las limitaciones y recortes técnicos hechos en esa versión (en especial la eliminación del editor de niveles).

Nota: 8’5


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *