Duke Nukem Forever

Duke Nukem Forever

El juego maldito, el imposible, la eterna broma, o como se quiera llamar… la cuestión es que por fin salió a la venta en 2011 la entrega de Duke Nukem Forever desarrollada por 3D Realms y posteriormente por Gearbox Software, tras sufrir una cantidad de retrasos y contratiempos superiores a los habituales.

Más de una década de desarrollo, sobreviviendo al hype que todo ello conlleva… ¿habrá merecido la pena, tanta espera?

Saluda al rey, nena

Ya han pasado doce años desde que Duke salvara a la Tierra de los alienígenas. En este tiempo, el protagonista tiene todo lo que uno puede desear: dinero, pivas, fama…

Duke Nukem Forever

Pero todo eso cambiará cuando los alienígenas vuelvan de nuevo al planeta y comiencen a raptar a todas las mujeres de la Tierra… cosa que a Duke no le gustará ni un poquito y decidirá ponerse manos a la obra.

Está claro que la historia es de lo más simple que puede haber, pero realmente esto no es malo, ya que es un argumento que no pretende en ningún momento ser serio y se convierte en una excusa rápida para empezar a pegar tiros rápidamente. Un argumento que pega con la clase de juegos que tienden a llevar el nombre de Duke Nukem.

En la parte jugable te encontrarás con el típico FPS con aires “Old School”, con algunas partes de puzles y plataformas.

No esperes una jugabilidad demasiado complicada. No tendrás botones para arrastrarte por el suelo, o para buscar cobertura… simplemente tendrás los botones de disparar, apuntar, lanzar granadas y la cruceta para usar los distintos items que vayas encontrando. Pero, pese a la simpleza de su control, se torna bastante tosco y en muchas ocasiones reacciona tarde frente a las órdenes que le das.

Duke Nukem Forever

También comentar que Duke Nukem Forever ha perdido varios puntos frente a su predecesor (Duke Nukem 3D). Ahora la barra de vida (llamada Ego) se recargará sola cuando estemos heridos (por lo que no esperes encontrarte con botiquines o pack de salud), la limitación de llevar solo dos armas en todo momento o que sus pantallas se han vuelto mucho más lineales (así que olvídate de patear un escenario en busca de una tarjeta de acceso, por ejemplo).

Texturas Old School

El multijugador es anecdótico. Varios modos de juego con un máximo de ocho jugadores que son Team DukeMatch, Hail to the King, DukeMatch y Capture the Babe, o lo que es lo mismo: los de toda la vida (captura la bandera, duelo por equipos…) pero con otros nombres.

Técnicamente es, sin lugar a dudas, el punto donde más flojea Duke Nukem Forever.

En este juego, no contarás con ningún tipo de filtro o de bordes que suavicen las texturas, por lo que siempre estarán presentes “dientes de sierra” por todos lados y haciendo inevitable que te fijes en ello.

Además de que el juego pega unos bajones de framerates bestiales en muchos puntos, las texturas tardan en cargar, los tiempos de carga son larguísimos, los modelados son bastante simples y sus movimientos demasiado ortopédicos. Los escenarios están muy vacíos en su mayoría y sus efectos de luces y sombras no pasan de correctos tirando a malos. Como puedes ver, este apartado deja mucho que desear.

La música pasa bastante desapercibida, quitando algunos temas como el de los tiempos de carga, que sobresalen algo más. Con los efectos sonoros, tanto de las armas como en general, se puede decir lo mismo.

Duke Nukem Forever

Muchos se llevaron las manos a la cabeza cuando se enteraron que venía doblado al español, y no podrían oír la voz del Duke original (Jon St. John), pero Luis Banjo (doblador de Duke en español) hace un fantástico trabajo entonando perfectamente los comentarios y frases jocosas que suelta Duke por la boca.

Conclusión

Duke Nukem Forever salió a destiempo, tarde y mal. Este análisis estará más o menos acertado pero lo que no se puede negar es que el impacto que tuvo no es ni comparable a otras entregas de la saga…

Es un juego que consigue arrancarte una sonrisa en muchos momentos y que merece la pena tener, por toda la historia de desarrollo que tiene detrás. Pero lamentablemente, para nada más. No es que sea un juego infumable, pero si una pequeña decepción… una lástima.


Lo bueno:

  • Su duración es más que aceptable. Alrededor de 11-13 horas.
  • El doblaje al idioma español y las frases jocosas de Duke.
  • Las distintas y divertidas formas de subir la barra de Ego como meando, ojeando revistas porno o matando jefes finales, por poner solo unos pocos ejemplos…
  • Los enemigos finales. Grandes y divertidos de matar.

Lo malo:

  • Técnicamente dejaba mucho que desear en 2011… así que imagínate ahora.
  • Los tiempos de carga. Desesperantes.
  • Su tasa de frames es bastante inestable.
  • Escenarios: variados pero vacíos.

Nota: 6


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *